Bebés prematuros suelen padecer de inmadurez del pulmón y sepsis neonatal
Embarazo y Maternidad Dr.Gerardo Pérez y Dr. Óscar González 28-12-2021

Uno de cada 10 nacimientos es un bebé prematuro y requiere la atención de expertos de medicina materno-fetal, neonatología y neurología fetal

 

Entre las diversas patologías que pueden sufrir los recién nacidos de menos de 28 semanas de gestación destaca  la más recurrente, el Síndrome de Dificultad Respiratoria del Prematuro, que se produce por la inmadurez del pulmón y la sepsis neonatal. La primera, por inmadurez pulmonar y la segunda, por todos  factores de riesgo infecciosos maternos que pueden desencadenar un trabajo de parto prematuro, como lo son las infecciones urinarias maternas.

 

Así lo afirma el doctor Gerardo Pérez, neonatólogo  y coordinador de  la Unidad Neonatal del Grupo Médico Santa Paula (GMSP), al tiempo que agrega las infecciones, como  consecuencias de la  inmadurez del sistema inmunológico;  a lo cual se suma que, el 90% de las causas de parto prematuro, se debe a infecciones urinarias maternas. Le siguen otros trastornos como la hipoglucemia, hipocalcemia y también ictericia.

 

Hacer el trabajo del útero y la placenta

Explica el doctor Pérez que, habitualmente el recién nacido prematuro es un paciente complejo, “una de las  cosas más difíciles que tenemos los neonatólogos es  tratar de imitar a dos órganos perfectos; primero, a la mejor incubadora del ser humano que es el útero  materno; y la segunda, un órgano tan perfecto como la placenta”.

 

Señala que, para realizar ambas tareas se necesita un personal altamente especializado en el manejo de recién nacido prematuro, entre ellos: neonatólogos, enfermeras, terapistas respiratorios, neuropediatras, cardiólogos infantiles, infectólogos, hematólogos, neurocirujanos, así como también un área especial para  prestarle los primeros cuidados a ese bebé.

 

Se trata de un área compleja, por el tamaño, y el reto que presenta un  recién nacido prematuro para todo el personal en general, teniendo en cuenta  que, mientras más prematuro es el bebé,  mayor riesgo de complicaciones pudiese tener.

 

“En el caso del GMSP, la Unidad de Terapia Intensiva Neonatal cuenta con profesional de alto calibre, además del equipamiento idóneo, como incubadoras, monitores multiparametros, sistemas de ventilación, ventiladores mecánicos, con cánulas nasales y otros implementos, necesarios para aportar  a ese recién nacido lo que necesite en ese momento.”

 

 “El recién nacido prematuro puede hacer múltiples eventos  producto de esa inmadurez, y sufrir también otras referidas a sus órganos y sistema. Afortunadamente, en el GMSP estamos equipados  para atender estas situaciones, desde las 26 semanas en adelante. Tratamos de manejar al paciente desde todas las aristas, desde la visión del neuropediatra, del infectólogo, del cirujano, neonatólogos, pediatra y sobre todo, desde la visión  de los  padres, pues también son parte importante en el manejo y tratamiento de estos bebes, por ser ese apoyo psico-afectivo,  que impulsa al recién  nacido para que luche y salga adelante”.

 

Entrenamiento a los padres

En la actualidad,  en el área de terapia del GMSP  se  trata de garantizar que los recién nacidos pasen el mayor tiempo posible  con sus padres;  por ello, el personal de enfermería los entrena en la manipulación  del bebé, especialmente cuando ya son pacientes que tienen el alta próxima.

 

Una de las cualidades de la unidad de terapia neonatal es su amplio espacio, lo cual  permite albergar una capacidad grande de pacientes,  evitando riesgo de infecciones cruzadas, producto de la sobresaturación cuando no tienen las normas  mínimas requeridas para la hospitalización de pacientes.

 

Al respecto, el especialista señala que son áreas en aislamiento, cerradas, especiales para aquellos pacientes que están infectados o que vienen de otras instituciones,“aquí  se hospitalizan  para  evitar riesgo de infecciones  con el resto de los recién nacidos que estén dentro de la unidad.  Esto permite  que tengamos un ambiente bastante cómodo y seguro, tanto para los papás como para poder trabajar.”

Los  niños prematuros pueden sufrir parálisis cerebral

Por su parte, el doctor Óscar González, pediatra y neurólogo infantil del GMSP, explica que la definición de un recién nacido pre término no  siempre es sinónimo de inmadurez. Según este tiempo, se establecen las posibles complicaciones y viene a jugar un rol importante el peso.

 

“El prematuro,  normalmente está por debajo de los 2.500 gramos. En casos de menos de 1500 gramos, se procede a un protocolo de actuación, el cual establece que  debe ser atendido por varias sub especialidades, entre ellas: oftalmología, por la retinopatía  del prematuro; cardiología, por las afectaciones cardiovasculares; endocrinos por la tiroides;  la parte neurológica, porque faltan  estructuras que tienen que crecer y van a darse afectaciones vasculares. También se observará inmadurez en la parte renal y gastrointestinal; y lo inmunológico que también se ve  afectado”.

 

El doctor González aborda las estadísticas referenciales de EE.UU., señalando que uno de cada 10 nacimientos vivos corresponde a un prematuro  y, en el caso del pre términos, que son menos de 28 semanas, equivalen a 1 o 2%  son  los que tienen mayor morbimortalidad y las mayores afectaciones,  estimándose que un 60% puede tener  problemas de parálisis infantil.

 

Cuando hay lesiones a nivel del sistema nervioso central, específicamente el cerebro,  por infarto o hemorragias cerebrales se produce la  parálisis cerebral infantil, ello  evidenciará un  retardo en el desarrollo. “Serán niños que no lograrán ciertas habilidades como sentarse, gatear,  hablar o se verá afectada la parte cognitiva  que se percibe cuando se acerque a la escolaridad”, señala González.

 

El especialista destaca que, el compromiso como médico es mejorar la calidad de vida del paciente; de allí que, en el GMSP  han logrado una gran compenetración  entre las especialidades,  medicina materno-fetal, neonatología y neurología fetal. “Hoy el GMSP se ha convertido en referencia a nivel nacional en la medicina materno fetal y es por el excelente  equipo de neonatología que tiene  la experiencia y pericia de atender  a este grupo de pacientes con alto nivel de éxito. Contamos con especialidades y subespecialidades como retinólogo, cardiólogos, infectología, neurología fetal  un equipo multidisciplinario  que trabaja en lo que serán los primeros 1000 días del recién nacido”

 

Estudios importantes en el bebé prematuro

Para el neurólogo, el monitoreo del sistema nervioso central es muy importante y lo realizan con éxito en el GMSP donde cuenta con toda la tecnología. “El recién nacido entra un protocolo de imágenes que se inicia con un ecosonograma  cerebral  para determinar la anatomía cerebral y la presencia o no de hemorragias; luego un eco abdominal, para ver si hay alguna  malformación. Se sigue con la evaluación auditiva-cerebral,  para  observar la fluidez la parte visual y auditiva, porque  son sentidos que, si están  afectados, pueden aislar al paciente, con consecuencias a futuro en la parte de comunicación y socialización. Tenemos también  electroencefalografía,  para evaluar  el desarrollo del sueño con sus etapas, incluso buscar anomalías de alteraciones de circuitos neuronales. Es un protocolo que cada especialidad cumple,  y donde también  entra la terapia ocupacional, conductual, del lenguaje, de integración neurosensorial”.

 

Culminó destacando el experto que el recién nacido prematuro  necesita dedicación, tiempo, terapias, estudios, medicamentos y los resultados pueden ser maravillosos porque la medicina ha avanzado. “En el GMSP contamos con los mejores especialistas de medicina fetal del país, en permanente actualización, y con  tecnología de punta”.

 

Citas OnLine

Puedes crear una cita en tiempo real con doctores de muchas especialidades médicas.

Subscríbete

¡Te mantendremos al día con nuestros eventos, jornadas de salud, promociones y muchas cosas más!

Copyright 2022 Grupo Medico Santa Paula. RIF J-3435533
<